Logotipo ACIME
En París

7ª Conferencia internacional sobre Legislación de los antiguos combatientes y víctimas de guerra

La sede de la UNESCO, en París, acogió del 23 al 26 de noviembre la 7ª Conferencia Internacional sobre legislación de los antiguos combatientes y víctimas de guerra. 92 asociaciones de 68 países de todo el mundo y 30 delegaciones gubernamentales con diversos ministros de algunos estados y miembros del cuerpo diplomático.

ACIME no quiso perder la oportunidad de participar en esta Conferencia y estuvo representada por el presidente, Andrés Medina Torres, y por el vicepresidente de la misma, Miguel Ángel Marcos.

7 Conferencia Internacional Antiguos CombatientesLa sesión de apertura del día 24 estuvo presidida por el prefecto Rémy Enfrun, director general de la Oficina Nacional de antiguos combatientes y víctimas de guerra en representación del Ministro de Defensa, Alain Juppé, recientemente nombrado que a esa hora comparecía en el Senado francés. Asistió también el gobernador militar de Paris el general Bruno Dary y el representante de la directora de la Unesco.

Previamente, todos los participantes fueron trasladados al Arco de Triunfo, uno de los monumentos franceses de gran connotación histórica, donde se encuentra la tumba del Soldado Desconocido de la Primera Guerra Mundial que fue encendida en 1923 y que se mantiene por el Comité de “comisarios de la llama” mediante el gesto simbólico del acto de reavivarla todas las noches. Este acto, que fue realizado especialmente para todos los participantes de la FMAC, estuvo presidido por el Jefe del Estado Mayor francés participando diferentes abanderados de las asociaciones francesas de antiguos combatientes.

Iniciados los trabajos de la Conferencia, estos se dividieron en tres talleres en base al cuestionario que meses antes todos los países habían completado con las informaciones relevantes sobre las condiciones en que se encontraban los antiguos combatientes, víctimas de la guerra e inválidos militares. El primero de los talleres versó sobre la legislación, el segundo sobre las víctimas civiles de la guerra y el tercero sobre los psico-traumatismos y los daños de las guerras contemporáneas.

Durante el primer taller se puso de manifiesto las diferencias existentes en el reconocimiento del estatus de antiguos combatientes y todavía más en aquellas cuestiones concernientes a los derechos de aquellos tales como pensiones, cuidados médicos, readaptación, servicios sociales, etc.

Analizados los datos de todos los países, se constató que las necesidades más esenciales no están cubiertas por la legislación o por los medios apropiados tales como: que la legislación no cubre a todos los AC del mismo país o a los derechohabientes, que las pensiones no son suficientes para asegurar una vida digna, que los servicios puestos a disposición de los AC dependen el grado de discapacidad, que los problemas psicológicos no son reconocidos, que el síndrome del PSTD no da derecho a una pensión de invalidez, que no hay suficientes residencias, ni ayuda personalizada ni transporte adecuado para los inválidos de guerra o para los AC de avanzada edad, que no hay medios técnicos modernos disponibles para las prótesis, ortosis, etc., que no hay empleos reservados o reinserción para los AC una vez finalizado el servicio.

7 Conferencia Internacional Antiguos CombatientesEl segundo taller versó sobre las víctimas civiles de la guerra, tema complejo y delicado, ya que las formas de la guerra evolucionan y golpean a los civiles cada vez más llegando a ser en ocasiones verdaderos objetivos militares. Esas nuevas condiciones, diferentes de unos países a otros, fueron objeto de reflexión con el fin de proponer medidas para evitarlas, para cuidar e indemnizar a los damnificados y procurar su plena reinserción en la sociedad. Se produjo un debate entre los participantes en el que se puso un acento especial sobre las víctimas de actos terroristas que no tienen demasiado interés para ciertos estados.

Los psico-traumatismos y los daños de las guerras contemporáneas fueron el objeto del tercer taller que tenía como objetivo analizar las diversas realidades de los países en función de sus realidades históricas, jurídicas y políticas y las consecuencias vividas y soportadas por los antiguos combatientes y víctimas de guerra.

También se hizo un repaso a algunos de los avances científicos y técnicos en relación al trastorno de estrés postraumático (TEPT),  y debatir sobre las nuevas disposiciones necesarias para minimizar los daños así como para mejorar su identificación y detección, el cuidado de las víctimas y la toma en consideración de las posibles discapacidades temporales y definitivas.

Se profundizó en el tema con estudios realizados por organismos nacionales, en concreto uno danés realizado por el Instituto de Psicología Militar con la base de 602 soldados de la ISAF en misión en Afganistán que se aproxima a los datos que se tienen de Estados Unidos y Reino Unido. Las cifras de algunos países fueron alarmantes. Un ejemplo en Holanda: de cien mil efectivos unos 5000 está afectados por el síndrome postraumático.

La amplia variedad de problemas de salud mental, que en gran parte de los casos llegan unidos (co-morbilidad), van desde la depresión, los estados de ansiedad, los trastornos fóbicos y obsesivo-compulsivo, la enfermedad bipolar (maniaca depresiva), la ira y cuestiones relacionadas con el abuso de sustancias como drogas y alcohol. Estos problemas se complican con frecuencia con dificultades en las relaciones sociales y la vida familiar.

Las Fuerzas Armadas de muchos países de nuestro entorno llevan tiempo profundizando en el estudio del TEPT, tomando decisiones y arbitrando medidas sanitarias, sociales y jurídicas. Nosotros, que tenemos grandes especialistas en la materia, mantenemos el hermetismo como si con él pudiéramos esconder este gran problema que está comenzando a manifestarse en nuestros soldados después de realizar misiones internacionales y al que tarde o temprano tendremos que afrontar. Mientras tanto nuestros soldados víctimas de estos problemas están desprotegidos.

Otro estudio vietnamita expuesto fue sobre el daño causado por el agente naranja o dioxina que fue usado como defoliante por el ejército estadounidense en la Guerra de Vietnam. Por cuestiones de negligencia y prisa por su utilización, durante la Guerra de Vietnam, fue producido con una purificación inadecuada, presentando contenidos elevados de un subproducto cancerígeno que marcó para siempre el nombre del Agente Naranja, cuyo uso dejó terribles secuelas en la población de aquel país y en los propios soldados estadounidense. Según denuncio el representante vietnamita, sus demandas en Estados Unidos han sido rechazadas por el mismo Juez que en 1984 vio el caso de las acciones judiciales impulsadas por veteranos de guerra estadounidenses contra las compañías químicas suministradoras del Agente Naranja que resultaron con indemnizaciones de 93 millones de dólares. Según informo a los participantes continúan sus acciones judiciales contra EE.UU.

Celebración del 60º aniversario

Los actos conmemorativos del 60º aniversario de la FMAC se desarrollaron durante la tarde del último día consistiendo en una sesión plenaria y una recepción posterior en las mismas instalaciones de la Unesco. Durante la sesión solemne el presidente de honor de la FMAC recordó los orígenes y la trayectoria de la organización y los logros conseguidos en beneficio de los antiguos combatientes, las víctimas de guerra y los inválidos militares de los cinco continentes. A continuación el presidente de la  federación agradeció el apoyo a todas las asociaciones miembros y al comité ejecutivo y la secretaria y animo a continuar la importante labor que desempeña a favor de estas personas.

Como colofón al acto se procedió a la entrega de medallas en las categorías de oro, plata y bronce a personas que han contribuido a engrandecer el nombre de la FMAC.

Documento final de la 7ª Conferencia internacional

En el marco de la celebración del 60º aniversario de la Federación mundial de antiguos Combatientes, 92 asociaciones nacionales y 30 organismos gubernamentales representando 68 naciones de todos los continentes, se han reunido para analizar la evolución concerniente a las legislaciones aplicadas para los antiguos combatientes y víctimas civiles de las guerras y concernientes también a la toma en consideración de los psico-traumatismos y daños padecidos en las guerras contemporáneas.

La 7ª Conferencia internacional reafirma los principios de base, definidos en 1994, en la 21ª Asamblea General de la FMAC, que deberían ser adoptados por cada gobierno y constituir una obligación prioritaria para reparar los daños padecidos por los antiguos combatientes y las víctimas civiles de las guerras.

Los antiguos combatientes y las víctimas civiles de las guerras son:

Todos aquellos que, habiendo servido bajo la bandera de una nación implicada en un conflicto armado, hayan o no padecido una discapacidad

Todos aquellos que, siguiendo las órdenes del gobierno o de un movimiento debidamente reconocido de resistencia a la ocupación extranjera durante las hostilidades, o de otras medidas destinadas a preservar la independencia nacional, padezcan por este hecho una discapacidad

Todos aquellos que, en tanto que civiles, padecen una discapacidad como consecuencia de actos de guerra y que son reconocidos como víctimas de guerra por su legislación nacional.

Los derechohabientes (viudas, huérfanos, ascendientes) de personas muertas durante actos de guerra o que mueren de una discapacidad imputable al servicio.

Las víctimas civiles de toda guerra, conflicto o atentado que, sin haber sido participantes de forma directa o indirecta, de esas circunstancias o de sus consecuencias.

La 7ª Conferencia internacional declara con firmeza que los Estados deben continuar, con determinación, sus esfuerzos para elaborar y aceptar una definición universal de los principios para el reconocimiento    del estatus de antiguo combatiente y de victima de la guerra debiendo ser aplicada en todos los estados en colaboración con las asociaciones de antiguos combatientes y víctimas de guerra,

La 7ª Conferencia internacional recomienda a todos los estados, no solamente considerar que cada antiguo combatiente o victima de la guerra tiene derecho a reparación, sino también tener en cuenta la evolución de los daños causados por las armas y las nuevas formas de guerras contemporáneas y del aumento del número de víctimas civiles en esas guerras.

La 7ª Conferencia internacional constata las grandes desigualdades entre los diferentes estados en el reconocimiento del derecho de reparación, en la organización de cuidados que de ello se derivan y en la atribución de las pensiones de discapacidad para los antiguos combatientes y víctimas civiles de guerra.

Desea enérgicamente que los organismos internacionales contribuyan al respeto por los estados de los derechos de los antiguos combatientes y víctimas civiles de la guerra y que sean tomadas disposiciones para ayudar a los estados económicamente débiles a hacer efectiva la aplicación de esos derechos.

La 7ª Conferencia internacional llama la atención de los estados y de los organismos internacionales sobre la necesidad de tomar todas las decisiones y medidas condenando la utilización de armas químicas, nucleares y bacteriológicas. Estas armas, no solamente aumentan directamente el número de víctimas civiles de las guerras, sino que afectan dramáticamente a la polución de nuestro planeta poniendo en peligro a toda la humanidad.

La 7ª Conferencia internacional recuerda a los estados y a los organismos internacionales la declaración adoptada por unanimidad en la 2º Reunión mundial de antiguos combatientes y víctimas de guerra en Viena en 1986, que afirmaba en particular «Estamos reunidos conscientes de nuestras diferentes opiniones, pero habiendo aprendido a superarlas para juntos rechazar la fatalidad de la guerra y construir la paz. La paz fundada sobre la solidaridad y la interdependencia de los intereses de las naciones y de los pueblos y sobre las relaciones de confianza entre los estados…. Que en todas las naciones, los hombres y mujeres, conscientes de la necesidad de reaccionar, unan sus esfuerzos a los nuestros y que juntos presionemos a todos los gobiernos para emprender la construcción de un nuevo orden de seguridad, de paz, de libertad y de solidaridad.

En este sesenta aniversario de la Federación mundial de antiguos Combatientes y víctimas de guerra, la la 7ª Conferencia internacional sobre Legislación de los antiguos combatientes y víctimas de guerra, fiel a los objetivos de la creación de la FMAC, renueva solemnemente el Llamamiento de Viena de 1986. Es solamente en la paz que el derecho a reparación para los antiguos combatientes y víctimas civiles de las guerras puede ser real y respetado cada vez más por los estados del mundo.

Paris, Palacio de la UNESCO, 26 de noviembre de 2010

 

Mensaje del Presidente de la Republica francesa 

No pudiendo estar con ustedes con ocasión de su 7ª Conferencia internacional sobre Legislación de los antiguos combatientes y víctimas de guerra, quiero expresar a su presidente así como a los representantes de los gobiernos y de las asociaciones de antiguos combatientes llegados de los cinco continentes toda mi simpatía y mi profundo respeto.

Fundada en 1950 en Paris, la Federación mundial de antiguos Combatientes (FMAC) celebra este año el sesenta aniversario de su creación. Desde 1951 se beneficia del estatus consultivo ante las Naciones Unidas y a recibido el título de «Mensajero de la paz» en 1987.

Quisiera felicitarles por las múltiples acciones que su federación emprende a nivel internacional tanto para defender los intereses morales y materiales de los antiguos combatientes al servicio de la paz y de la seguridad internacional.

Este combate diario lo efectúan con gran eficacia y una constancia ejemplar.

Saludo su voluntad de promover el deber de memoria y comparto su preocupación por testimoniarlo. Les expreso todo mi reconocimiento por la energía que consagran a esta noble causa, a fin de perpetuar el recuerdo de sus compañeros muertos en combate. Es una contribución indispensable a la formación cívica de las futuras generaciones.

Les expreso toda mi estima y amistad

Firmado: Nicolas SARKOZY

 

1989-2014

25 años compartiendo una misión

 
ACIME

ACIME

Calle Leonor de la Vega, 7, bajos
28005 MADRID
Telf: 913 650 765
Fax: 913 650 765 / 913 546 729
Aptdo. Correos 5051 - 28005 MADRID

ACIME



Correos electrónicos:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.